Punto de Mira

Artículo publicado

18/12/2021

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

En el congreso local del PP
ganó la candidata de Feijoo – VIGO NO

La nueva presidenta del PP local era la candidata oficial elegida por Alfonso Rueda con el beneplácito de Núñez Feijoo

En el congreso local del PP | ganó la candidata de Feijoo – VIGO NO

Marta Fernández-Tapias Núñez obtuvo trescientos votos de los quinientos veintitrés depositados en las urnas, que son muchos si tenemos en cuenta el siempre negativo comportamiento del Partido Popular para con Vigo, tanto durante el largo mandato de Fraga Iribarne como en el actual de Núñez Feijoo.

El primero llegó a afirmar que Vigo era ´una confederación de aldeas´, y quizás por eso excluyó a la primera ciudad de Galicia del trazado de entrada del Ave en la Comunidad  Autónoma. Y el segundo, el presente mandatario de la Xunta, es un firme aliado de los intereses coruñeses que siempre van en detrimento de los del sur de Galicia, que esa fue la clave de la desaparición de Caixanova y del expolio de unos bienes inmobiliarios – algunos de ellos de gran valor arquitectónico e histórico – y culturales que pasaron a manos de una entidad de raíz venezolana con sede en Betanzos-A Coruña.

De los cuatro mil quinientos afiliados que afirman que el PP tiene en Vigo, solo 615 tenían derecho a voto por no estar los demás al corriente de sus cuotas. Esto sí que es normal, que la mayoría no abonaran los recibos a modo de protesta por las políticas antiviguesas.

De esos 615  fueron trescientos los que votaron a la chica promocionada por el aparato y 222 al perdedor, Javier Guerra. Es decir, en unos respectivos porcentajes del 57 y del 43 por ciento. Y se contabilizó un voto en blanco que igual llevaba firma para que quedara claro.

——————-

Ella es un producto típico del PP, se puede decir que, con ese aire pijo de Serrano que gasta, una caricatura de militante del barrio de Salamanca. Una imitadora de provincias, que dirán por allí. Y en cuanto a bagaje cultural no parece tener; pero tampoco le hace falta, para qué. Sus ambiciones van por otros caminos.

Y si de su mentor Alfonso Rueda, vicepresidente y mano derecha de Feijoo, se puede decir que es del PP desde la cuna, ella lo es desde la infancia. Su padre, Ramón Fernández Tapias, en los años ochenta estuvo enchufado por Fraga como director general de pesca en la Xunta de Galicia que presidía Gerardo Fernández Albor. Cesó en 1987 y pasados los tiempos se vio envuelto en un mediático asunto internacional de sobrepesca que tuvo sus malas consecuencias para la imagen de la industria pesquera viguesa. La empresa para la que trabajaba era Transpesca, participada nada menos que por José Alberto Barreras Barreras, el altanero enredador personaje que por donde se mueve siempre hay lío. O sea, el mismo que montó el follón con lo de Vulcano.

—————-

Ella, la chica, que así le decimos porque parece mucho más joven de lo que realmente es, ya que nació en 1974, se inventó para su campaña el desafortunado lema AdnVigo, queriendo de esta manera presumir de una alcurnia que la situaría muy por encima del común de los vigueses, tan vigueses como ella aun los no nacidos en esta ciudad tan receptiva, a los que en su día se propone pedir el voto. Aunque es cierto que tiene abolengo, un cierto tipo de abolengo, ya que por parte de padre es sobrina de Fefé y de los otros hermanos de Fefé, naturales de Peniche y en su conjunto apodadoslos Galletas, cada uno con su historia y alguno con historial. Por vía materna desciende de Manuel Núñez y de María Berdiales,  de lo que la ahora presidente del PP local se siente muy orgullosa y eso quiso dejar bien claro en una reciente entrevista publicada por la Voz de Galicia. Manuel Núñez y María Berdiales conformaban un matrimonio de emigrantes que en el Siglo XIX volvió de América con una gran fortuna que invirtieron en terrenos, una parte de los cuales revendieron al ayuntamiento de Vigo para la expansión urbanística de la ciudad. De manera muy generosa, puesto que lo hicieron por el mismo precio que habían pagado ellos, sin obtener en la operación beneficio monetario alguno. Un gran gesto por el que, a cambio, solicitaron dos calles a sus respectivos nombres, lo que, naturalmente, les fue posteriormente concedido, como también facilidades para diversos emprendimientos inmobiliarios. Y además de las dos calles un callejón anexo, el que fue nombrado Callejón de Núñez, también con placa, que en no tan viejos tiempos era bien conocido por sus burdeles.

Los del PP en Vigo son pocos y están divididos, por lo que ahora vendrá la segunda parte de esta historia electoral, con bronca incluida. Los cuatro concejales de PP en Ayuntamiento – o sea, todos – se han quedado descolocados dentro de su partido; pero seguirán cobrando sus sueldos municipales, lo que también tiene su importancia. Y, por los métodos y formas que se siguieron, ya se se oyen en ámbitos peperos locales tambores de disidencia en forma de impugnaciones a la totalidad del congreso. 

Esos trescientos que votaron a la  candidata de Feijoo son vigueses que tiran piedras contra el tejado de su ciudad. O lo  que es lo mismo, que se muestran de acuerdo con las políticas de la Xunta contrarias a Vigo.

V.E

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page