Punto de Mira

Artículo publicado

09/12/2021

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

EN VIGO EL PARTIDO POPULAR HACE EL RIDÍCULO Y LO SEGUIRÁ HACIENDO

Núñez Feijoo reconoció hace poco que en las municipales de 2019 el PP en Vigo había sufrido una humillación, al obtener tan solo cuatro concejales por los veinte de Abel Caballero, de los tres restantes - hasta veintisiete - correspondiendo dos a Marea y uno al Bloque.

EN VIGO EL PARTIDO POPULAR HACE EL RIDÍCULO Y LO SEGUIRÁ HACIENDO

Esa que Feijoo declara humillación fue la lógica respuesta de la ciudadanía en las urnas a las políticas  del Partido Popular para con nuestra ciudad, unas políticas casi siempre diseñadas a partir de unas directrices con un evidente, nada disimulado, ánimo de hacer daño. La paliza electoral se la trabajó a fondo el propio presidente de la Xunta.

—————-

En las últimas semanas, con su congreso en marcha para elegir el próximo cabecilla de la formación en la ciudad, lo que está ofreciendo el Partido Popular es un grotesco espectáculo en formato de comedia cutre que parte de una trama de ambiciones personales de vía estrecha con vistas a posibles futuras rentabilidades asociadas a puestos políticos.

  • Con dos candidaturas, una la ´ oficial´ y la otra ese mismo. Ella una comedianta de libreto en fase de meritoria, a las órdenes directas del aparato de San Caetano. Que se ha sacado de algún perfumado pañuelo un sorprendente lema: ´Adn Vigo´. Lo que manda carallo, en cuanto la chica ejerce de joven sirvienta política de Alfonso Rueda, el número dos de Feijoo y declarado enemigo de la ciudad. Hay que tener descaro para definirse representante de un elitista Adn Vigo perteneciendo ella a un Vigo muy concreto, perimetralmente cerrado y socialmente limitado, el del entorno de la Alameda, aunque en su caso mezclado de origen con ciertas singulares hierbas que se daban por Peniche; pero esa es otra historia que mejor no traer a cuento aquí y ahora. ´Yo nací en Vigo, trabajo en Vigo, vivo en Vigo´. Un mal concebido slogan sobre todo porque excluye a los muchos vigueses no nacidos en una ciudad que siempre fue abierta y receptiva.  Y un Adn el suyo específico, que es bastante peculiar, puesto al servicio de un partido que siempre se mostró enemigo de Vigo, desde Fraga (Ave) hasta Feijoo (el expolio de Caixanova y diversos etcéteras)
  • El otro es un buscón farolero, un individuo de rudo pelaje que gusta de lucir jersey de cuello alto de villano de mala película, de una dudosa ética interior y estética exterior y sujeto poco fiable por los hechos de deslealtad política que le preceden. Su slogan también se las trae: ´Vigo nos une´. No cabe mayor cinismo, pensamos. Pues, partiendo de un retorcido ánimo de crear división, seguramente se refiere a que sus mediocres acompañantes en la candidatura y tan políticamente resentidos como él están unidos en un objetivo común. Como para prestarle un voto de confianza, que es capaz de multiplicarlo en firmas y decirte después que no te debe nada. Pero un punto a favor: la presentación de su candidatura ha sido un golpe bajo para el PP provincial. Un movimiento que ha causado no poca avería en la jerárquica maquinaria de la organización.

—————

Son muy pocos cuatro mil en una ciudad de trescientos mil habitantes. Esos son los afiliados al PP, de los cuales más de las tres cuartas partes no pagan las cuotas. Por lo que se calcula que van a ser unos setecientos peperos vigueses los que el día 18 de Diciembre acudan a sus pequeñas urnas, si  es que acuden.

Tras mucho juego sucio y acusaciones cruzadas, veremos como termina la cosa, probablemente con la pírrica victoria de la chica ´oficial´ y el otro acusándola de hacer trampas. Para posteriormente, si decidiera ser consecuente consigo mismo, darse de baja en el Partido Popular, quizás para atreverse a montar su propio partido.

Pero, ¿y si la victoria es para el Guerra? Pues entonces menudo cristo. El festival estaría servido.

Para mayor recochineo de los ciudadanos espectadores, los del Partido Popular justo celebran su proceso electoral en plena euforia lumínica viguesa, con la ciudadanía rendida a un alcalde populista, popular de verdad. Aunque entre las atracciones inventadas por Caballero se echa en falta una festiva barraca de Navidad dedicada al congreso del partido de Feijoo.

Tan ocupado en tantas cosas, se le pasó por alto. O no consideró necesario el gasto, pues el numerito, la prolongada entretenida astracanada, ya se lo montaron ellos solos.

V.E

Últimamente y en repetidas ocasiones Feijoo ha acusado a Caballero de hacer el ridículo en los actos de promoción de sus luces, refiriéndose a las chorradas del alcalde, a esas mundiales gilipolleces que han demostrado dar excelentes resultados promocionales.

La cosa tiene su miga, porque en eso de hacer el ridículo cara a la galería el presidente de la Xunta era un campeón. Hasta que contrajo tardío matrimonio y su señora le prohibió disfrazarse en público. En la intimidad, que decía el otro, ignoramos si se lo permite y lo sigue haciendo.

VER AQUÍ: LOS DISFRACES DE FEIJOO

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page