Punto de Mira

En Vigo y como alternativa
interna del
Partido Popular

Una pequeña farándula de
siete aspirantes a repicar algo

Todavía no tienen fecha los populares para su congreso local; pero la anunciarán pronto. Una candidatura ya se ha presentado en público. A la otra, que sería la ´oficial´, se la espera. O no, quién sabe

En Vigo y como alternativa | interna del | Partido Popular | — | Una pequeña farándula de | siete aspirantes a repicar algo

Con el liderazgo del inigualable Javier Guerra, aspiran ellos y ellas – tres chicos y tres  chicas – a ser los representantes vigueses del Partido Popular de Galicia, el partido que tanto daño ha querido hacer a Vigo.

  • Un partido que, reinando Fraga y por empeño personal de Don Manuel marginó a Vigo, la mayor ciudad de Galicia, del trazado de entrada del Ave en la Comunidad.
  • Una formación política que, ya con Feijoo a los mandos, pilotó el expolio de Caixanova para terminar por crear Abanca de A Coruña, que se quedó con todo el patrimonio inmobiliario, artístico y cultural de la entidad viguesa.
  • El mismo partido con el mismo Feijoo que endilgó a Vigo un macro hospital más privado que público, gestionado por empresas que con sus servicios – obligados para los usuarios – se dedican a explotar a pacientes y familiares de pacientes. Y cuando en el año 2015 más de veinte mil ciudadanos salieron a la calle para protestar ese mismo Feijoo nos llamó ´irresponsables´ a todos los vigueses. Ver aquí: Los vigueses somos unos irresponsables según el presidente de la Xunta

Por citar tres actuaciones destacadas, que hay unos cuantas más, algunas también de buen calibre.

EL ASPIRANTE JAVIER GUERRA, LA OTRA POSIBLE CANDIDATA Y UN VIENTO DE VENDETTA POLÍTICA INTERNA

La imagen de arriba es del año 2016. A Teresa Egerique, descarada buscona política e hija de Pablo Egerique, aquel que montó lo que montó con las finanzas de Zona Franca, para aparecer en los periódicos no se le ocurrió otra cosa que disfrazarse de dama de Semana Santa sevillana y presentarse de semejante guisa en la iglesia de Santiago de Vigo para, en nombre de las mujeres, pedirle a la mismísima Virgen- Ave María Purísima – que que tuviera a bien transmitir algo de Fe a la juventud que, como ella, tomaba copas en los pubs de aquel entorno eclesiástico. ´La juventud tiene sed de tí´, se atrevió a decirle a la efigie de la Virgen de la Amargura, según recogió el diario decano local. Y de gin tonics, claro. Ver, publicado el 15/01/17: LOS ESTUPENDOS PERSONAJES DEL PP DE PONTEVEDRA

La devota señorita es una de las que acompañan a Javier Guerra en su candidatura.

UN EJEMPLO DE POLÍTICO MUTANTE

Javier Guerra es un singular ciudadano cruce entre empresario del textil y político, también entre portugués y gallego, que ejerce de verdadero plasta que no para de dar la vara mediática. No ceja en el empeño.

Un dudoso personaje que protagonizó en el año 2011 un insólito hecho político: habiendo conseguido ser nombrado Conselleiro de Industria, posteriormente el presidente de la Xunta se vio obligado a decidir una crisis de gobierno con el único propósito de cesarlo. Expulsó a Guerra, continuando los demás conselleiros en sus puestos. Principal motivo, aunque había otros de peso: habiendo hecho todos los miembros del gobierno gallego declaración de sus respectivos patrimonios, Javier Guerra había tomado su personal tangente declarando unos ingentes bienes reflejados en un inflado inventario, seguramente para dejar bien claro que los otros conselleiros eran unos matados, que allí el único rico era él. El alarde le costó el cargo. Y Feijoo se libró de un gracioso provocador.

Pasaron los años y en 2018, en plan de desleal zascandil y seguramente animado por ganas de desquite, organizó un espectáculo proclamando que se pasaba a Ciudadanos y que con él se llevaría a cien militantes del PP vigués. También se publicó que sería el candidato de Ciudadanos por la provincia de Pontevedra.

Habiendo quedado la cosa en amenaza, vuelto al redil pepero consiguió – de rebote – un puesto en el Senado de la nación, con su correspondiente sueldo por hacer nada. Ni siquiera el tonto.

SE PUEDE PENSAR QUE, COMO COACCIÓN A FEIJOO, AMAGA CON MONTAR PARTIDO PROPIO

Ahora volvió a ver una oportunidad para estar en el candelero, que es lo que le gusta. Poniendo al PP de Galicia en un brete. Si desde Santiago dan el paso de presentar la candidatura ´oficial´ de Marta Fernández-Tapias, la chica protegida de Alfonso Rueda y actual delegada de la Xunta en Vigo, ya está en marcha la escisión. Y mucha mayor sería la brecha si venciese la candidatura de Guerra, un torpedo a la línea de flotación del PP en Pontevedra.

Ya se verá en los próximos días o semanas; pero difícil lo tienen Feijoo y Rueda. Si no presentan la candidatura de Martita, malo. Si la presentan y pierden ante Guerra mucho peor.

Porque a Javier Guerra, desde el PP, aprovechándose del PP y de su debilidad en la ciudad, lo que le provoca es montar su propio partido. ´Vigo merece un PP con mensaje propio´, ya ha dejado caer.

En su candidatura a presidir la gestora en nuestra ciudad además de la mencionada piadosa Teresa Egerique van el incomparable Alfonso Marnotes, portavoz de su grupo en el ayuntamiento; un tal Jesús M. González; otro tal Diego Gago, la edila Patricia López y Elenita Muñoz, nada menos, la que hizo el ridículo ante Caballero en las últimas municipales tras imponer, también en congreso local, su lista a la de Javier Guerra, precisamente. Así se contabilizan en el equipo de Guerra los cuatro gatos – exactamente cuatro entre los veintisiete que conforman la corporación municipal, veinte de ellos de Caballero – que componen el mínimo grupo de concejales del PP en el ayuntamiento de Vigo.

Todos con ganas de picar algo, cualquier cosa siempre que sea en formato de tapa monetaria, que de eso se trata casi siempre en política.

Menudo elemento, Javier Guerra. Que habrá hecho sus cálculos y pensará que existe la posibilidad de que, a cambio de retirarse de primera línea viguesa, le compensen con algún cargo apetecible en Santiago. Por ejemplo, de nuevo conselleiro. Pero esto lo tiene casi imposible.

Se trata de una operación parecida a la que protagonizó cuando pregonó que se pasaba a Ciudadanos.

Influyendo también sus permanentes ganas de hacer ruido.

V.E

*¿Y Perly? Pues ella a lo suyo. Andará fedellando o revolviendo por detrás. O bailando la muñeira. Gane quien gane, ella del todo no piensa perder.

 

ENLACE: ELLA SE LLAMABA PERLY

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page