En portada

Artículo publicado

14/03/2015

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

ESTO INSPIRÓ EL BARCO DE CABALLERO

Última hora (29/03/15): el barco de Caballero ha sido inaugurado y le han puesto a la rotonda un rótulo iluminado con el siguiente texto: A Xente do Mar". El encendido nos dicen que lo realizó la madrina del buque urbano, Carmela Silva, mediante un potente mando a distancia prudentemente situado a dos kilómetros del barrio de Coia.

ESTO INSPIRÓ EL BARCO DE CABALLERO

La "rotonda de los barquitos" se encuentra, ya saliendo del mismo, al final de ese magnífico Polígono de Navia que va tomando forma de pequeña ciudad, un moderno barrio proyectado para acoger en el futuro a veinte mil habitantes.

Los vecinos la llaman así, "rotonda de los barquitos", que son, en realidad, una pequeña proa con su puente y un puente sin proa. Fueron colocados en el año 2011 en ese nuevo espacio tan desconocido para la inmensa mayoría de los vigueses. Y proceden de Formega, Formación Metal Galicia, el centro situado en Cabral que se dedica a la capacitación de nuevos operarios para el sector. Son, se puede decir, barquitos de prácticas.

Un día Caballero llevó por allí a la Carmela y le dijo, poniendo esa  equívoca y cruzada sonrisa tan característica suya, escasamente fiable:

– Ves eso, muy bonitos, parecen de juguete. Me han dado una idea…

– ¿Ponemos también un pequeño velero con vela tipo Gaudí? – preguntó ella

– ¡Que no, tonta! ¡En Coia! ¡Metemos el Alfageme en Coia!

– ¡Ostrás! ¿No será demasiado grande?

Entonces le explicó que sería la madrina en la inauguración cuando, con el armatoste ya bien anclado sobre el cemento, pasaran las elecciones municipales y ambos continuaran al frente del ayuntamiento.

– Va a ser un éxito mundial porque saldrá en primera plana de Faro de Vigo.

– Me gusta, me gusta; pero ¿y si algunos de esos que se quejan de todo se dedican a protestar?

– No pasa nada. Yo soy el alcalde y tú la teniente de yo mismo, así que no tienen nada que hacer.

Más o menos fue así como se gestó el disparate que también es excesivo y aparatoso monumento al mal gusto además de una amenaza contra la seguridad vial por impedir la visión a los conductores, pudiendo además, dada su espectacularidad, provocar distracciones. O sea, colisiones.

                            ———- 0 ———-

Consumado el despropósito, habiendo conseguido colocar el viejo pesquero mediante una compleja operación de encallamiento operada por grandes grúas y que precisó de fuerte protección policial ante las protestas vecinales, Caballero pronunció una de sus más destacadas gilipolleces de los últimos tiempos:

"El barco es precioso y Vigo tiene las rotondas más bonitas del mundo".

Es que este alcalde es propenso a soltar memeces, mostrándose en ocasiones un tanto botarate.

Lo peor es que va a resultar muy difícil para un sucesor o sucesora en la alcaldía, cuando ello ocurra, retirar el desmesurado adefesio de la avenida central de Coia, lo que supondría para las arcas municipales un costo igual o mayor que el dinero tan mal empleado en su instalación.

Sin embargo, nos apuntamos para la ceremonia de inauguración con la Carmela Silva actuando como madrina por la parte del armador, estrellando una botella de diseño propio, quizás "tipo Gaudí", contra la proa. Va a resultar una fiesta animadísima, con muchos fuegos artificiales.

                           ———- 0 ———-

Eso sí, el barco es tan fuera de lugar y visible desde lejos que se van a acojonar los turistas del interior que nos visiten este verano y se dirijan a Samil.

– ¡Mira papá un barco enorme! ¡Un barco enorme!

– Qué dices, niño, que aun no hemos llegado a la playa…

Al instante, divisando el buque en lontananza:

– Joeeer!!!

Después alguien les explicará que se trata del barco del alcalde, que fue marino mercante en su juventud y que lo atraca donde le da la gana, por lo que quedarán todavía más impresionados.

¡Qué ciudad!, pensarán. Pero cuando regresen a Zamora y lo cuenten nadie les va a creer.

Triste destino para un pesquero histórico que otros más sensatos que Caballero deseaban que se ubicase, como testimonio de una época, en el Museo del Mar o proximidades, que es donde debería estar.

La rotonda de los barquitos, en su estilo mini, tampoco está mal.

P.B

Ver también, publicado anteriormente:
GAUDÍ SEGÚN CABALLERO Y CARMELA SILVA (ELLA VESTIDA DE BANCO)

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page