Unos por otros

Nuestra hemeroteca

Artículos de Antonio Ojea publicados entre 15/09/2008 y 01/01/2012

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

LA GUINDA

Unos por otros

LA GUINDA

EXPERTOS

EXPERTOS
Sigue en el aire la imputación concreta sobre quién ha sido responsable de la crisis, pero yo he decidido que los culpables de la “desfeita” son los expertos.
Los expertos han fracasado; o los que han fracasado son los que confiaron lo suyo a los expertos. Los expertos son un fraude. No saben mucho sobre lo que se consideran expertos, pero saben que nosotros tampoco sabemos nada sobre lo que ellos dicen saber. Y, si no, veamos.
A pesar de las alarmas que trataron de disparar los de la novela y el cine, con títulos como “Wall Street”, “La tapadera” y otros, los yuppies siguieron con su carrera de ciegos, jugando a la ruleta rusa con los valores.
No sé donde leí que aquel famoso “lunes negro” de Wall Street, el 19 de octubre de 1987, resultó de la consunción del ciclo de la cocaína. Según el autor de la referencia, la cocaína tiene un periodo de unos siete años para destruir un número suficiente de neuronas como para confundir al propietario del cerebro afectado.
Los brokers de Wall Street comenzaron a principios de “los ochenta”, a consumir cocaína desaforadamente, para poder mantenerse espabilados las 15 o 20 horas diarias que requería el tren de vida que se impusieron. Al cabo de los siete años aquellos yuppies comenzaron a tomar decisiones equivocadas, hasta que la confluencia de órdenes desacertadas a los crupieres de la Bolsa dio con todos sus valores literalmente en el “parqué”.
Pero el sistema necesita de la confianza, y se volvió a confiar en expertos en economía (algunos encumbrados hasta el Nobel), cuyo verdadero mérito era el de aprovechar que de economía nadie sabe mucho y forrarse dando conferencias o apadrinando libros (cuyo mérito correpondería a los “negros” que se los escribieron; no por el contenido sino por cómo pudieron hacerlo comprensible).
Alguacil alguacilado
Y, ahora, el colmo de la confirmación de que el herrero estaba manejando un cuchillo de palo, es la noticia de que el experto por antonomasia en secuestros ha sido secuestrado. Desde lo del “alguacil alguacilado”, la humanidad no había asistido a un desmentido más explícito. Y eso que los expertos ya le habían dicho a Bush que había que meterse en Irak, que allí había tela para dar salida a la sobreproducción de armas y colocar excedentes en la reconstrucción del país que primero habría que destruir.
Pero los expertos no contaron con esa nueva/vieja arma llamada zapato (que ya había usado Kruschev ante la asamblea de la ONU en 1960 aprovechando el fallo de los expertos que dijeron que el avión espía U-2 era inmune a las defensas soviéticas) y permitieron que Bush fuera despedido a zapatazos y el lanzador encumbrado ante los ojos del mundo.
Félix Batista, un norteamericano originario de la Cuba que tiranizaba otro Batista (Fulgencio), se ganaba la vida haciendo de mediador en secuestros, asesorando a gobiernos y corporaciones para evitarlos, y viajando por el mundo adelante sin aplicar las técnicas sugeridas a sus asesorados. Y fueron a secuestrarlo justo en el patio trasero de la finca de los EE.UU., en Mexico, para que todo quedase claro.
O sea que los expertos han metido la gamba con lo del mercado de valores, con las “sub prime”, con lo del “negocio” de cagarla en Irak, con lo de las Torres Gemelas y con las técnicas anti secuestros. Pero sus epígonos siguen subidos a la peana y dirigiendo la reconstrucción del tinglado que nos han dejado sus augurios.
De verdad, lo que me preocupa es que volvamos a recurrir a los expertos, que ahora habrán descubierto que un zapato puede resultar un arma, y ya nos veo a todos subiendo descalzos a los aviones para que los expertos en seguridad sigan en el machito.

Mal seguiremos yendo si, de nuevo, confiamos nuestro futuro a unos expertos que en lo único que son eficaces es en cómo mantenernos en el engaño.

(El experto secuestrado)

ANTONIO OJEA

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page