En portada

Artículo publicado

29/11/2009

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

FEIJOO TIENE UNA DEUDA CON LATORRE

Sin la cruzada periodística desatada por La Voz de Galicia en las semanas previas a las autonómicas del 1 de Marzo, Alberto Núñez Feijoo nunca hubiera accedido a la presidencia de la Xunta

FEIJOO TIENE UNA DEUDA CON LATORRE

Es cierto que la campaña electoral de los socialistas fue nefasta; y que el Bloque, con sus obtusos comportamientos cerriles, colaboró lo suyo. Pero sin la ayuda de La Voz de Galicia – en distintas ocasiones haciendo uso de verdaderas patrañas – el Partido Popular no se hubiera impuesto como lo hizo, de forma inesperada.

Alberto Núñez Feijoo está en deuda con el diario coruñéz propiedad de Santiago Rey Fernández Latorre, en el que participan otros personajes destacados de A Coruña. Un medio que actúa como La Voz de un lobby que sólo defiende los intereses de esa ciudad, raramente coincidentes con los generales de la Comunidad Autónoma. 

SE POSICIONA CLARAMENTE CON EL LOBBY CORUÑÉS

A pesar de que la situación de Caixagalicia es claramente peor que la de Caixanova, de que tiene un fuerte vencimiento de deuda el 31 de Diciembre, o quizás precisamente por esto, la entidad comandada por Méndez tiene prisa, mucha prisa.

También por este motivo, para utilizar a Caixanova como flotador, desde A Coruña se pretendía una absorción disfrazada de fusión. Una fusión, por otra parte, que en diversos informes aparece como la peor de las opciones, con lo que coincide la la CNC (Comisión Nacional de la Competencia), cuyo presidente, Luis Berenguer, declaró que la institución es "totalmente contraria" a fusiones de Cajas en la misma Autonomía.

El Banco de España tampoco está a favor de la fusión. Y, si llegara a realizarse, una Caja Única debería devolver 2.000 millones en cinco años al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), con lo que, según un estudio de la firma Deloitte, esa entidad llegaría a su sexto año de existencia con alrededor de mil millones de pérdidas. Es decir, que sería escasamente viable. Con un enorme coste laboral añadido – unos 1500 empleos -, al tener que cerrar prácticamente la mitad de las oficinas. 

Todo esto y mucho más lo sabe perfectamente Núñez Feijoo; pero su deuda con La Voz y las consguientes presiones desde A Coruña parece que le obligan a actuar como está actuando. Cuando a la Xunta de Galicia no le corresponde ninguna decisión sobre el futuro de las Cajas, sino que solamente puede imponer su derecho a veto. En este caso vetar la SIP por la que opte Caixanova.

Lo que sí puede hacer y está haciendo Feijoo, en evidente sintonía con las fuerzas e intereses de A Coruña, es presionar fuertemente. Comportamiento que se hace extensivo a los informativos de TVG, que siguen las directrices de arriba.

¿Y dónde estaría la sede? Lo lógico es que se encontrara en Santiago; pero desde A Coruña, con su alcalde a la cabeza en esta ocasión, ya se encargaron de advertir, incluso con amenazas, de que eso no sería posible.

YA HABÍA DADO SEÑALES DE ENEMISTAD

Poniéndose de la parte de los intereses empresariales de A Coruña, la actuación de Feijoo en este asunto va contra la razón, también contra las buenas razones económicas. Tanto que en este asunto coincide con el Bloque Nacionalista Galego, habitualmente desacertado. A los nacionalistas de vía estrecha se les hace la boca agua al pensar en una Caja Única en el caso de que volvieran a tocar poder. Puede que a Feijoo también.

Las idas y venidas, las presiones de Núñez Feijoo sobre Caixanova son por su deuda con los poderes mediáticos y no mediáticos de A Coruña.

Pero, echando la vista atrás, da la impresión de que se dan otros factores, como una malquerencia – él sabrá sus motivos – de Feijoo hacia Caixanova, más concretamente hacia Gayoso. Lo decimos porque en plena campaña electoral anunció el fichaje de Luis Carrera Pásaro como número uno por Ourense y futuro Conselleiro de Facenda.

Se trataba no sólo de una imprudencia, también de un claro desafío a Gayoso, puesto que Carrera Pásaro, ex director general adjunto de Caixanova, había sido cesado con una cuantiosa indemnización; pero también acudiendo a los tribunales, interponiendo una demanda contra la Caja con sede en Vigo con la cual todavía mantiene el litigio.

Poco después se descubrió que el caballero enemigo de Caixanova, al que su amigo Feijoo quería hacer Conselleiro de Facenda, había cometido fraude fiscal mediante evasión de capitales a unos de esos paraísos que se dice, asimismo, fiscales.

Lo de A Coruña es obvio. Pero la ojeriza de Feijoo hacia Caixanova viene de lejos.

PABLO BOTERO

Ver también: LO QUE VA A CONSEGUIR FEIJOO

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page