Punto de Mira

Artículo publicado

15/03/2015

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

FERNÁNDEZ ALVARIÑO (EL DEL PUENTE) SE METE EN TODOS LOS FREGADOS

Cuando estudiaba en Santiago, en el Colegio Mayor en el que se alojaba sus compañeros ya le veían venir: "Yo lo que quiero es figurar", afirmaba respecto a su futuro.

FERNÁNDEZ ALVARIÑO (EL DEL PUENTE) SE METE EN TODOS LOS FREGADOS

Y cierto que lo consiguió, puesto que aparece como figurante por todas partes.

Lo que no alcanzó Cholas – que es su apelativo de toda la vida, para muchos empresarios también Cachuliño – fue llegar a convertirse en actor y galán famoso: “a mí lo que me hubiera gustado es ser como Arturo Fernández”, confesó hace unos años en una entrevista. Actor sí que lo es; pero para galán es evidente que le falta planta, por mucha faja apretada que lleve por debajo.

Recientemente volvió a tener su protagonismo. Es decir, volvió a figurar.

Porque desde la presidencia de la CEG – de forma paralela a la Xunta y al también desleal, aparte de inepto empresario, Javier Garrido Valenzuela, el que se hizo con el control del CFV a falta de otro candidato – de Alvariño dicen que se dedicó a presionar antes de las pasadas polémicas elecciones de la CEP para intentar pescar votos que sirvieran para colocar al frente de la institución a un desconocido aspirante alternativo a Luis Novoa, el que durante tanto tiempo fue su segundo y mano derecha, ahora enfrentado a él.

Principal motivo: la CEP con Novoa al frente no le iba a aprobar las dudosas cuentas de la CEG. Y además, de esta manera, Alvariño se aliaba con el objetivo de la Xunta de hacerse, para domeñarlas, con las organizaciones y asociaciones empresariales viguesas, lo que habrá calculado que resultar útil en sus andanzas.

———- 0 ———-

Lo mejor que tiene Cholas es que es capaz de reirse de sí mismo, incluso le gusta. Lo cual, aparte de demostrar inteligencia, es precisamente lo que lo hace peligroso, porque le da todo igual con tal de saltar al escenario público.

Para ello haciendo uso de fabulaciones propias a las que no tiene incoveniente en dar la mayor publicidad. La más destacada en su trayectoria probablemente sea la de aquel segundo puente sobre la Ría que propuso. Un fantástico puente más largo y airoso que los que cruzan sobre el Bósforo en Estambul, que partía de Bouzas y alcanzaba O Morrazo por las proximidades de Cangas… La verdad es que en esto hay que darle la razón: semejante extraordinaria estructura arquitectónica volante pondría a Vigo en todos los mapas mundiales. Ojalá algún día sea una realidad.

Otra bien sonada de Alvariño, publicada en un diario local el 15/09/11: “El presidente de la patronal de Pontevedra, José Manuel Fernández Alvariño, dice liderar un grupo de empresarios gallegos que con el respaldo de “uno o más socios extranjeros” intenta tomar el control de NCG Banco, pues confía en poder aportar “hasta dos mil millones de euros”. Este movimiento empresarial para captar socios privados que ayuden a recapitalizar la nueva entidad era un comentario que circulaba desde hace semanas en ambientes políticos y empresariales de la comunidad”.

Que fue una filigrana mediática que es preciso leer entre líneas: si al jetas de Castellano el farol le salió bien yo ahora lo dejaré en ridículo, porque, también de boquilla, soy capaz de aumentar la apuesta. O dicho de otro modo: a otros sí; pero a mí este no me toma el pelo.

Dado lo del puente y el vacile de NCG Banco – la pretendida Gran Caixa Galega de Feijoo que terminó en manos venezolanas – habrá que preguntarse si Alvariño no es tan tonto como parece. No lo debe ser un tipo que se ríe de sí mismo y también de casi todos los demás.

Los verdaderos empresarios, hay que insistir en ello, no suelen querer cargos ni figurar.

Pero Alvariño tiene tiempo para todo y no era manco actuando desde la CEP.

Ver aquí, publicado por El País el 13/03/15:
ALVARIÑO SE ADJUDICÓ EN 2009 UN ESTUDIO POR 89.000 EUROS

Se trata de un estudio adjudicado a sí mismo, claro. Y ahora desde la CEG contrata servicios con una de sus empresas, de ahí que no le quieran aprobar los números.

V.E

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page