Punto de Mira

Artículo publicado

30/05/2021

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

FRAGA, PARTIDO POPULAR, VIGO
Y EL TREN DE ALTA VELOCIDAD

Con el trazado del tren de alta velocidad el propósito de Fraga fue el de privar a Vigo, pero también a toda la provincia de Pontevedra, con sus Rías Baixas, de una conexión ferroviaria fundamental

FRAGA, PARTIDO POPULAR, VIGO | Y EL TREN DE ALTA VELOCIDAD

Se trató de una decisión claramente tomada por Manuel Fraga pensando a perjudicar a nuestra ciudad, la mayor del noroeste peninsular y que concentra en su área de influencia la mayor parte del tejido industrial de Galicia, con una industria de la automoción que es de las principales de España y una referencia en Europa.

En su afán de dañar a Vigo, también prefirió ignorar el de Vilalba que las Rías Baixas constituyen el gran atractivo para la gran mayoría del turismo que llega a Galicia. Y que las costas de la provincia de Pontevedra alcanzan una gran densidad de población que cuenta con una renta per cápita bastante superior a la del resto del conjunto de la Comunidad Autónoma.

No tuvo Fraga en cuenta – porque era algo que le debía molestar – que el puerto de Vigo es una potencia internacional en pesca y uno de los más importantes de España en volumen de mercancías de alto valor añadido.

————-

Pero es que todo lo anterior a Manuel Fraga le daba igual, porque a Vigo le tenía una declarada tirria, pues la consideraba como un cuerpo urbano extraño en una Galicia que era provinciana en sus otras poblaciones importantes y atrasada en su mundo rural. Esa era la Galicia que le votaba. Vigo era y es una ciudad no administrativa, cosmopolita, emprendedora y dinámica, levantada  por gentes de muy diversas procedencias, industrial e industriosa, nada que ver con la Galicia de Don Manuel.

Así decidió, sin importarle el perjuicio para el resto de la Comunidad Autónoma, que el trazado del tren de alta velocidad tenía que obviar Vigo y también la provincia de Pontevedra.

Cuando lo lógico, realista, sensato y sobre todo beneficioso para el conjunto de Galicia hubiera sido un trazado en L, es decir, de Ourense a Vigo y hacia el norte.

Pero Fraga hacía estas cosas por la mayor razón de que él se guiaba por lo que le salía de los cojones. Como así fue el día que decidió construirse una Ciudad del Faraón a mayor gloria póstuma, para lo cual hizo uso de unos fondos que podían haber sido destinados a educación, sanidad y todo tipo de otras infraestructuras que impulsaran el desarrollo de la Autonomía.

Fraga en Galicia dejó lo que dejó. Incluido, con todo el apoyo de un gobierno central del Partido Popular, el puerto más absurdo y disparatado del mundo, el que se encuentra en Punta Langosteira, que, al igual que la mal llamada Ciudad de la Cultura, costó cientos de millones de euros, en este caso arrojados al mar.

PUBLICADO EL 28/06/2018: MARGINAR VIGO Y RIAS BAIXAS DE LA LÍNEA DEL AVE FUE EMPEÑO PERSONAL DE MANUEL FRAGA

 

Ver aquí, de Crónicas de otro Vigo: La larga porfía de Vigo para conseguir el ferrocarril (la historia se repite)

————-

Con Alberto Núñez Feijoo, la política del Partido Popular contraria a Vigo sigue en la línea que marcó Manuel Fraga. Como se demostró con el asalto a Caixanova y la posterior aparición de Abanca, entidad radicada en A Coruña, cuyo funcionamiento está programado en beneficio de A Coruña y cuya matriz es el banco venezolano Banesco, de impulso inicial chavista. Que esa es otra.

FEIJOO Y LA GRAN OPERACIÓN ABANCA

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page