Punto de Mira

GENTE CONOCIDA

Al igual que los llamados esquimales se refieren a sí mismos como inuit, hay en Vigo un sector poblacional cuyos componentes se autodenominan "gente conocida" , a partir de ahora entre comillas. Siendo ellos la "gente conocida" por excelencia, los demás vigueses, la inmensa mayoría, somos una multitud de seres anónimos con los que la "gente conocida" se cruza por la calle como si no existiesen.  Los componentes del círculo de … Continuar leyendo "GENTE CONOCIDA"

GENTE CONOCIDA

Al igual que los llamados esquimales se refieren a sí mismos como inuit, hay en Vigo un sector poblacional cuyos componentes se autodenominan "gente conocida" , a partir de ahora entre comillas.

Siendo ellos la "gente conocida" por excelencia, los demás vigueses, la inmensa mayoría, somos una multitud de seres anónimos con los que la "gente conocida" se cruza por la calle como si no existiesen. 

Los componentes del círculo de la "gente conocida" se mueven preferentemente por el entorno de la Alameda, la zona que los imana aunque muchos no vivan por allí. O se refugian en CdeC, donde se arropan a salvo de los desconocidos. No tan curiosamente – con la excepción de algunos tipos raros, que entre ellos también existen – la "gente conocida" es absolutamente desconocida fuera de sus ambientes, en otros ámbitos. Por ejemplo, en la Casa del Libro.

La "gente conocida" es tan provinciana como estricta con su etiqueta de marca. Así, la mayoría de los profesionales de prestigio, muchos arquitectos o abogados destacados, numerosos empresarios, escritores de renombre, políticos en la cresta de la ola, altos cargos, podrán ser afamados, prestigiosos, célebres, incluso reconocidos, lo que ellos quieran; pero no entran en la categoría de "gente conocida".
 
Que todavía hay clases: hay que provenir de "gente conocida" de toda la vida, o sea, no importa que a uno le vayan mal las cosas o que haya salido un poco cortito de nacimiento. Lo importante – piensan – es pertenecer a la casta, independientemente de las circunstancias de cada uno. Llegando al extremo de que hay gente a la que ellos también denominan "conocida" por mucho que se nieguen a serlo. Aunque no acepten las normas del clan, aunque renieguen de sus comportamientos, para ellos seguirán siendo "gente conocida".

NO GUSTAN MUCHO DE VIAJAR

Hay que decir que entre la "gente conocida" se incluyen competentes profesionales liberales que comparten su vida social con inútiles profesionales. Se mezclan para sentirse arropados en medio del ambiente que sienten hostil de una ciudad que creció demasiado rápido, que se llenó de gente desconocida y cuyo desarrollo los fue obligando a arrinconarse.

No suelen viajar, lo que resulta lógico: en otros lugares dejan de ser "gente conocida" y entonces son nadie. A menos que dispongan de medios económicos y puedan desplazarse a enclaves de "alto standing" donde se encontrarán con otra "gente conocida" de diferentes latitudes. De modo que, aunque no se conozcan de nada, se reconocen, con lo cual ya se sienten más cómodos. Nos referimos a esos "resorts" aislados en los cuales no es necesario rozarse con la población local, únicamente con nativos uniformados.

En Vigo, producto de otras épocas, queda bastante "gente conocida" . Añorando un pasado mejor que muchos de ellos ni siquiera disfutaron; pero cuyo recuerdo se transmite a lo largo de dos o tres generaciones antes de diluirse.

La "gente conocida" poco aporta al conjunto de la sociedad, más bien nada. Y ahí están, deshaciéndose en su propia salsa.

Desde que llegó a Vigo, hace un par de décadas, cuando todavía era Perly, Corina Porro siempre trató de relacionarse socialmente merodeando los ambientes de la "gente conocida". Ahora, situada bajo el maná político, insiste. Pero con idénticos resultados: la votarán por afinidad con el PP; pero por mucho que se esfuerce, que se esfuerza, nunca reunirá las mínimas condiciones para ser considerada "gente conocida".

V.E. 

   

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page