Punto de Mira

IDIOMA ESPAÑOL, NACIONALISMO LINGÜISTA Y DESARROLLO ECONÓMICO

En en un mundo en el que incluso idiomas de grandes naciones tienen que empezar a aceptar un papel secundario, los falsos profetas del Bloque Nacionalista pretenden hacernos a los gallegos todavía más pequeños. Cuando aparte de poseer una rica lengua vernácula gozamos de la enorme ventaja, todo un privilegio, de poder expresarnos mediante un español que, tras el inglés como lengua franca, es uno de los idiomas que imperan en el mundo, hablado por quinientos millones de … Continuar leyendo "IDIOMA ESPAÑOL, NACIONALISMO LINGÜISTA Y DESARROLLO ECONÓMICO"

IDIOMA ESPAÑOL, NACIONALISMO LINGÜISTA Y DESARROLLO ECONÓMICO

En en un mundo en el que incluso idiomas de grandes naciones tienen que empezar a aceptar un papel secundario, los falsos profetas del Bloque Nacionalista pretenden hacernos a los gallegos todavía más pequeños.

Cuando aparte de poseer una rica lengua vernácula gozamos de la enorme ventaja, todo un privilegio, de poder expresarnos mediante un español que, tras el inglés como lengua franca, es uno de los idiomas que imperan en el mundo, hablado por quinientos millones de personas y soporte de un conglomerado de culturas, cuyo aprendizaje no sólo interesa sino que es prioritario en muchos países, desde Asia hasta Europa.

EL CASO DE LA REPÚBLICA DE IRLANDA

Esos nacionalistas gallegos de vía estrecha miran de lejos, muy de lejos, a la Irlanda actual, país con una población similar que hace apenas seis décadas se separó del Reino Unido y que ha conseguido alcanzar unos elevados índices de desarrollo. Unas cotas económicas que nunca logrará Galicia si opta por desviarse hacia las corredoiras señalizadas por el Bloque.

La ceguera de los militantes y votantes nacionalistas les impide ver que Irlanda ha logrado tales niveles gracias precisamente al idioma inglés que a lo largo de siglos difundieron los británicos. La lengua en la que estudian los irlandeses  y el principal motivo, junto a una buena formación – la educación tiene un alto nivel en Irlanda -, por el que las multinacionales de la informática han elegido aquel país para instalar sus bases en Europa.

Ello sin dejar de lado el gaélico, que consideran, como es natural, parte fundamental de su herencia cultural. Un gaélico que se enseña como se enseña la historia de Irlanda. Lo conocen bastantes y lo maneja un número indeterminado mejor o peor; pero no lo utilizan para comunicarse en el día a día, y en absoluto cuando se trata de actividades profesionales. Para el país hubiera sido un suicidio, tras su independencia, tratar de imponer el gaélico. O de convertirlo en prioritario. Hablan inglés, producen desde siempre una magnífica literatura en ese idioma y el hecho de que allí el gaélico esté mucho menos presente en la sociedad que aquí el gallego no les ha impedido conservar perfectamente sus raíces e identidad nacional.

EMPRESAS ESPAÑOLAS EN EL EXTERIOR

En Irlanda son grandes empresas españolas las que están levantando las nuevas infraestructuras de comunicaciones terrestres. Son las mismas que gestionan aeropuertos internacionales – entre ellos el londinense de Heathrow – o que acaban de ganar un concurso para construir una autopista de más de ochocientos kilómetros en Pennsylvania y otra en Australia.

Compañías que contratan técnicos también españoles pero que deben conocer bien el inglés, en las que es de suponer que el gallego no puntúa en sus procesos de selección. Puesto que en Galicia se impone el gallego sobre el español y el inglés en la enseñanza, se puede esperar que los jóvenes gallegos se encuentren en desventaja, tengan menos opciones de optar a buenos trabajos en esas y otras empresas multinacionales.

Excepto, claro, aquellos cuyos padres pueden permitirse pagarles una educación que incluya el inglés. Con lo cual dentro de unos años se notarán mucho más que ahora los provechos de acudir a colegios privados en Galicia o fuera de Galicia. Lo que llevará a establecer mayores diferencias entre la enseñanza pública y la privada, nacional o extranjera, que es lo que va a conseguir la actual política de educación de la Xunta.   

EMPRESAS EN ESPAÑA Y EN GALICIA

Tras la llegada de la democracia, Cataluña fue la primera en apostar por la preeminencia del catalán en la enseñanza. Con la consecuencia de que no pocas multinacionales que tenían su sede española en Barcelona optaron por trasladarse a Madrid.

De la misma manera que altos ejecutivos y profesionales tratan de evitar destinos en Cataluña y País Vasco porque no desean que sus hijos sean educados en los idiomas de esas autonomías, sino en español y también en inglés. Lo cual ya empieza a ser un problema en Galicia, principalmente en Vigo, donde algunas industrias experimentan dificultades para atraer a los profesionales de alta cualificación que necesitan. Profesionales que no sólo piensan en idioma, sino, de forma relacionada, en la preparación que recibirán sus hijos. 

En este sentido, Vigo no hubiera sido factible como sede de la Agencia Europea de la Pesca si a los funcionarios no se les hubiera ofrecido la posibilidad de un bachillerato internacional.

IMPOSICIÓN DEL GALLEGO 

El gallego es parte fundamental de nuestra identidad cultural, es cierto. Como lo es que Galicia es un país bilingüe en el que el español se habla mayoritariamente en los principales núcleos de población. Así, en este contexto, existen fórmulas menos radicales y excesivas que las que  aplica el gobierno gallego en la enseñanza. Mucho más sensatas y prácticas, teniendo en cuenta el mundo en que vivimos y el que se avecina.

Imponer de esta manera el gallego en detrimento del español e inglés es pésimo para Galicia, para su economía y desarrollo. Es decir, para su futuro. 

Sin embargo, es lo que están procurando los exclusivistas defensores del gallego, que dicen ser más gallegos que nadie. Desde su corta perspectiva de pequeños nacionalistas lo que consiguen es perjudicar a nuestro país.

Una Galicia que sería más competitiva, su protagonismo en la Península Ibérica y en el conjunto de Europa mucho más prometedor con otra política educativa.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page