Punto de Mira

LA PRESIDENCIA DE LA AUTORIDAD PORTUARIA EMITE PREOCUPANTES SEÑALES

Cuando han transcurrido nueve meses desde el nombramiento de Jesús Paz Arias y está en marcha el Plan de Actuaciones del puerto, el proceder del presidente de la Autoridad Portuaria - sobre todo el interno - está generando serias dudas sobre la calidad de su gestión, tanto en el presente como de cara al futuro.

LA PRESIDENCIA DE LA AUTORIDAD PORTUARIA EMITE PREOCUPANTES SEÑALES

Abel Caballero se equivocó, precipitándose, cuando, tras acceder a la alcaldía, se apresuró a manifestar a los medios que él ya conocía el nombre de su sucesor en la Autoridad Portuaria. Pero es más que probable que también se equivocaran conjuntamente Emilio Pérez Touriño y María Xosé Caride cuando, para evitar el nombramiento de ese hombre de confianza de Caballero, se decidieron por designar, también con prisas, a Jesús Paz Arias para el puesto.

Fue un movimiento de piezas políticas para evitar que el alcalde de Vigo concentrara demasiado poder en la ciudad, lo que no interesaba, en manera alguna, a la Xunta de Galicia.

Así llegó Jesús Paz a Vigo, con el único bagaje profesional de haber estado al frente de un pequeño puerto como es el de Vilagarcía. Y lo que resulta más relevante: sin apenas conocimiento de una ciudad tan compleja como es la nuestra, excepto un breve paso en su juventud como funcionario del Ayuntamiento. Acostumbrado a trastear con novillos, aquí la lidia es con miuras.

En el largo y poco vistoso paseíllo de estos meses dio evidentes muestras de miedo escénico al verse ante una plaza de primer orden, con el agravante de traerse un maestro de espadas, mano derecha y asesor, también ajeno a la realidad viguesa. Un tal Rafael López Torre, periodista, propietario de una agencia de comunicación en Pontevedra y sin experiencia anterior en asuntos portuarios. El cual, según nuestras informaciones, ya hace y deshace en los asuntos internos de la Autoridad Portuaria, lo que no le impide ausentarse durante días para ejercer sus otras actividades.

Un asesor, al tiempo que fontanero, que ha comenzado a tener ideas propias y ponerlas en práctica. Como esa convocatoria para un "I Premio I+D+i Porto de Vigo", que se anuncia "con el objeto de fomentar todo tipo de estudios y trabajos de investigación, desarrollo e innovación que estén directamente relacionados con los principales sectores socioeconómicos y sistemas productivos de la Ría de Vigo".

CONTRATATACIÓN DE EMPRESAS DE FUERA DE VIGO

Un premio un tanto sorpresivo y cuyos primeros folletos divulgativos ya están editados, lo que da pie a preguntarse a quien se ha encargado la organización de esta convocatoria que tendrá unos altos costes. ¿A la agencia de comunicación del asesor del presidente o a una agencia de publicidad de Vilagarcía?

Porque esa fue una de las primeras medidas de Jesús Paz Arias: desviar toda la publicidad de la Autoridad Portuaria a una agencia de esa localidad, acerca de lo cual, es de suponer, las empresas publicitarias de Vigo tendrán algo que decir, puesto que no es de recibo que el organismo desvíe negocio fuera de la ciudad.

Por otra parte, también por decisión de su presidente, por primera vez desde que se viene celebrando el Salón Náutico de Vigo – van cinco ediciones -, la Autoridad Portuaria no ha estado presente este año. Precisamente cuando existía la amenaza del contrasalón de Silleda y la feria del Ifevi recibió, como es lógico, todo el apoyo desde el ayuntamiento de la ciudad.

Son malos augurios, en un momento en el que el puerto de Vigo, pilotado por personas extrañas a la ciudad, afronta enormes retos cara a su futuro.

Son indicios, puede que evidencias, de que tanto el presidente de la Xunta como su Conselleira de Política Territorial  han errado gravemente con este nombramiento político. De hecho, en el seno de la Autoridad Portuaria, donde trabajan magníficos y veteranos profesionales que hacen funcionar el día a día, existe un mal ambiente motivado por los comportamientos del presidente y su asesor.

En esta situación no es posible ser optimistas respecto a la gestión que van a llevar a cabo estas personas. Y sí hay motivos – los mencionados y otros – para que se genere un estado de preocupación no sólo entre los agentes portuarios, sino también en el resto de los círculos empresariales de la ciudad.

Una vez más la Xunta, ahora con el gobierno bipartito, flaco favor le ha hecho a Vigo. Con el único fin de recortarle las alas a su alcalde.

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page