Punto de Mira

LA UNIVERSIADA QUEDA PARA EL 2015

Ha sido un buen trabajo de cohesión, de voluntad, de esfuerzo y de ilusión en un proyecto común. La actitud mostrada mediante la candidatura a la Universiada tiene mucho más mérito porque se sabía que las bazas eran escasas.

LA UNIVERSIADA QUEDA PARA EL 2015

En realidad, no había posibilidades de imponerse a Kazán; pero con la presentación de la candidatura sí que se ganó, y mucho. En hacer ciudad, en toma de conciencia como Vigo. Y la experiencia servirá, entonces con bastantes mayores probabilidades, para repetir con vistas al 2015.

No hay decepción, y se puede decir que ahora estamos colectivamente mucho más preparados para afrontar los verdaderos objetivos. Cuando los ciudadanos son más conscientes de que llegó el momento de Vigo. Para dar un gran salto adelante en los próximos años.

Toca trabajar para sacar adelante el Área Central, que es fundamental para el futuro y la proyección internacional de Vigo mediante un extraordinario icono arquitectónico como será la gran torre de Nouvel. Y ya antes, mejor pronto que tarde, debería estar difundida esa marca Vigo que es tan necesaria. Una iniciativa que partió del Club Financiero pero que debe ser trabajada y proyectada hacia el exterior desde el Ayuntamiento. 

Vigo volverá a presentar su candidatura. Y si le es concedida la Universiada 2015, quizás para entonces ya esté construido el auditorio y reordenada toda la zona de Beiramar, quizás exista un Barrio del Cura para presumir de actuación urbanística modelo y quizás el Casco Vello esté totalmente recuperado.

Puede que el Área Central, con su torre, el puerto deportivo y dos grandes cruceros atracados en el nuevo muelle, ya sea una realidad. Y puede, sólo puede, que un remedo de Ave esté llegando a la nueva estación a través de un trayecto soterrado desde Redondela. Incluso es posible que el Ifevi cuente con nuevos y apropiados accesos, en un entorno actualizado. Mientras que el puente de Rande, con sus alerones laterales, habrá casi duplicado su capacidad.

Para entonces, para el 2015, cuando nos haya sido concedida la Universiada, Vigo ya debería ser esa gran ciudad en la que aspira a convertirse. O realizarse. Pero para eso hay que ponerse a trabajar ya en todos los otros proyectos para sacarlos adelante. Aunque, en realidad, trabajar es lo que venimos haciendo los vigueses desde siempre.
 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page