Punto de Mira

Artículo publicado

20/06/2015

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

LA V DE CABALLERO RESULTA FASCISTOIDE

Podrá decir lo que quiera el Duce Caballero; pero ese despliegue de farolas como grandes Vs que ha instalado en Camelias, en el tramo entre las plazas de América e Independencia, tienen un aire de puesta en escena de los tiempos del fascio. Unas estructuras verticales que parecen muy apropiadas, quizás demasiado, como parte de … Continuar leyendo "LA V DE CABALLERO RESULTA FASCISTOIDE"

LA V DE CABALLERO RESULTA FASCISTOIDE

Podrá decir lo que quiera el Duce Caballero; pero ese despliegue de farolas como grandes Vs que ha instalado en Camelias, en el tramo entre las plazas de América e Independencia, tienen un aire de puesta en escena de los tiempos del fascio.

Unas estructuras verticales que parecen muy apropiadas, quizás demasiado, como parte de la parafernalia para celebrar allí desfiles conmemorativos de la aplastante Victoria Electoral. Que se celebrarían con un investido Abel Caballero marchando henchido de sí mismo al frente de su corporación municipal, acompañado de su teniente Carmela y seguido por un séquito de quince pequeños ediles. Con los maceros a pie y la policía municipal a caballo en traje de gala. El pueblo aplaudiendo y vitoreando.

Dirá lo que quiera este alcalde de maneras peronistas elegido, al igual que su paradigma argentino, por una gran mayoría. Alegará que esas Vs son el símbolo de Vigo, en Camelias repetido hasta seis veces en unos doscientos metros. Pero representan bastante más las espigadas farolas, tanto que a Caballero, en realidad, le gustaría escribir su apellido con V.

Unas Vs en hilera que recuerdan al Victor de Franco. Es decir, el victor que era de la Universidad de Salamanca y del que se apropió aquel militar vencedor que era canijo y culón y que luego se dió en llamar Caudillo.

El peligro que tienen en democracia las excesivas mayorías absolutas es que pueden llevar a unos comportamientos digamos que exagerados. Sobre todo cuando el vencedor en las elecciones muestra, como es el caso, una clara tendencia al caudillismo. Y lo que es peor, desde sus complejos y notorias carencias personales.

Ocurre, además, que Caballero se beneficia de una evidente buena relación con el principal diario local. Lo que es consustancial a determinadas situaciones políticas: el control, en mayor o menor medida, de los medios de comunicación.

Habrá que estar muy atentos al Duce municipal. Un buen número de ciudadanos lo estará porque la tan repetida V de Vigo – también en Coia, de manera más discreta – puede resultar preocupante.

Se va a creer el ALCALDE DE LA VICTORIA para competir con el CRISTO de lo mismo. Lo que probablemente sucederá.

V.E

Aunque igual tiene bastante razón un perspicaz lector que nos escribe:
"La V de las farolas es la V de la Voz de Galicia.
Otra que nos clavan desde el norte! pasear por la ciudad de Vigo y ver esa V de ese libelo norteño que tanto ataca y daña la ciudad"

Pues si fuera así, desde sus fantasías de Conducator Caballero se la ha endilgado a sí mismo.

Otro comunicante:
"Relacionar las nuevas farolas con el fascio me parece rizar el rizo.
No comparto la idea".


Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page