Punto de Mira

LA XUNTA OTRA VEZ PRETENDE PERJUDICAR A VIGO

No se trata de victimismo, que gusta de decir el señor Touriño cuando esta ciudad protesta. Lo que hay es una evidencia contrastada de la intención de la actual Xunta de Galicia de tratar de recortar las alas al esfuerzo de Vigo.

LA XUNTA OTRA VEZ PRETENDE PERJUDICAR A VIGO

Durante demasiado tiempo esta ciudad, la que impulsa los principales valores económicos e industriales de nuestra Comunidad Autónoma, que representa la proyección de progreso, moderna y cosmopolita de nuestra Comunidad Autónoma, tuvo que soportar la enemiga del anterior presidente de la Xunta, el señor Fraga. Con el nuevo gobierno bipartito, con el señor Touriño al frente, las cosas no han cambiado en este sentido.

La confirmación más palpable es el modelo de área metropolitana que la Xunta de Pérez Touriño, actuando de portavoz su Conselleiro de Presidencia, Méndez Romeu, nos pretende imponer, englobando a la ciudad de Pontevedra en el área metropolitana de Vigo. Un planteamiento que contradice todos los estudios basados en datos socio económicos serios, que indican que Vigo crece y su área de influencia se extiende a todo el sur de la actual provincia y también al este, en zonas de Ourense.

Estudios contrastados en los que se basan propuestas como las planteadas por el Club Financiero Vigo – en el que está representado el grueso del empresariado de la ciudad – o por el propio Ayuntamiento, a través de su alcalde. El Club Financiero va más allá y reclama que la futura área metropolitana de Vigo – sin Pontevedra – se encuentre dotada de personalidad jurídica, con sus contenidos, para que pueda gestionar por sí misma aspectos tan esenciales como medio ambiente, transporte, energía, protección civil y otros.

LOS DESIGNIOS POLÍTICOS DE SIEMPRE

La intencionalidad política de intentar ralentizar el desarrollo de Vigo y su área viene de lejos, se puede decir que es histórica y que se ha disfrazado en el tiempo con distintos plumajes. Pero siempre ha tenido un denominador común: a los actores políticos enraizados en el norte, mucho menos desarrollado industrialmente, no les interesa un “excesivo” desarrollo de Vigo. Aunque pretender estrangularlo vaya contra los intereses generales de Galicia, que a ellos tampoco les importan demasiado si interfieren con los suyos propios.

Que una ciudad como Vigo es un lujo para Galicia, eso está claro. Y que por allá arriba ese lujo preocupa, también. Por eso hace unas semanas el alcalde de A Coruña (de donde son también naturales tanto Pérez Touriño como Méndez Romeu) no supo contenerse y, sacando los pies del tiesto herculino, declaró que un área metropolitana con Pontevedra sería lo mejor para Vigo… Es decir, lo peor. Por eso apoyan públicamente ese bosquejo que se hace desde Santiago.

VIGO DEBE PLANTAR CARA EN ESTA OCASIÓN

Aquí no hay victimismo. Lo que parece brotar, por fin, es, por parte de los principales agentes sociales de la ciudad, una clara voluntad de defender lo nuestro. Nuestra capacidad de crecimiento y posibilidades de expansión.

Y es que a veces da la impresión de que los tradicionales poderes políticos de Galicia, junto con los arcaicos caudillos norteños – esos que gustan, a la antigua usanza, reunirse en torno a una mesa camilla con faldón de terciopelo -, no se merecen la presencia, el positivo protagonismo de una ciudad como Vigo, con su pujanza, capacidad para crear riqueza y magnífica sociedad civil.

Por sus actitudes, Fraga terminó por perder aquí sus últimas elecciones. Fueron los votos que le faltaron en Vigo los que le llevaron a la pérdida del gobierno gallego. Y lo mismo le puede ocurrir a Pérez Touriño si persiste en sus postulados.

Resumen del modelo de área metropolitana planteado por el Club Financiero Vigo

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page