En portada

Artículo publicado

12/03/2013

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

LAS RESIDENCIAS GERIÁTRICAS PRIVADAS SIGUEN SIENDO RENTABLES

La foto corresponde a un establecimiento situado en la cercanías de la Universidad, ya en el ayuntamiento de Mos.

LAS RESIDENCIAS GERIÁTRICAS PRIVADAS SIGUEN SIENDO RENTABLES

En Vigo y su área existen veintitrés residencias geriátricas – cuarenta en toda Galicia – de las cuales tan sólo dos son públicas. Aunque las privadas, no todas, tienen conciertos con la administración para ofrecer un número limitado de plazas a ancianos con pocos recursos.

Este tipo de centros fueron un excelente negocio hasta hace unos años. Siguen siendo rentables; pero desde que comenzó la crisis ya no hay listas de espera, estimándose la disminución de residentes en más de un 20% en los últimos dos años. Aunque hay plazas no han bajado los precios, que pueden llegar a los mil quinientos euros mensuales. Que en algunos casos, tratándose de habitaciones individuales, siempre en función de las condiciones del anciano, pueden incluso superar los dos mil euros.

Con estos importes está claro que los mayores residentes pertenecen a entornos acomodados. O que lo eran, como las familias que, en estas circunstancias de crisis, al descender sus ingresos, se ven obligadas a "recuperar" a sus padres o abuelos. Es decir, que la capacidad de enviarlos a una residencia – "donde estarán muy bien atendidos" – se trataba de un "lujo" que ya no se pueden permitir.

Se dan casos como el siguiente: cuatro hermanos deciden hace unos años ingresar a su octogenaria madre en una de estas residencias, haciéndose cargo a partes iguales de los gastos. Hasta que uno de ellos se queda sin trabajo, no puede continuar con su aportación y ofrece a los otros llevarse a la señora para su casa, de modo que él se hace cargo de su cuidado a cambio de la misma cantidad de dinero que sus hermanos estaban desembolsando. 

UN SECTOR CON PRESENCIA DE IMPORTANTES EMPRESAS

Hay residencias que pertenecen a organizaciones como Sanitas. O  Geriatros, marca creada por Caixanova (como negocio, no como obra social) y que cuenta con 27 residencias repartidas por Galicia, Madrid, Andalucía y Canarias, además de centros de día, que el pasado año fue vendida por cuarenta y cinco millones de euros a la sociedad de capital riesgo luso-española Magnum Capital. También está muy presente en el sector Sacyr, mediante establecimientos de lujo bajo la denominación Euroresidencias, asimismo con un centro en Vigo, uno de los más caros.

Otras son inversiones de empresarios privados, como la Residencia Doral – arriba, en la foto – que es propiedad de un constructor y promotor inmobiliario. 

Una empresa de tamaño medio, que posee once residencias femeninas en España – también están presentes en México, Italia y Venezuela – pertenece a la Congregación de las Hermanas Angélicas, en Vigo desde 1960. Es una de las residencias privadas pioneras en nuestra ciudad. Las Angélicas, al contrario que otras instituciones, localizan sus inmuebles, que son todos grandes edificios de pisos, en el centro de las ciudades. Aunque sus precios no se encuentran entre los más elevados, prefieren, en general, señoras de clase media alta y piadosas, que se puedan sentir a gusto "en un ambiente sereno para potenciar la vida cristiana".

LOS OTROS ANCIANOS QUE NO SON NEGOCIO

Son los menos pudientes, los que no pueden permitirse, ni ellos ni sus allegados, las altas tarifas de los centros privados. A no ser que consigan ocupar alguna de las escasas plazas concertadas o ingresar en una de las pocas residencias públicas. En ambos casos se pagarán la estancia con el 75% de su pensión, en  las concertadas corriendo la Xunta con el resto del coste del alojamiento.

Muy distintas a las organizaciones mencionadas que conciben el alojamiento y cuidado de ancianos como un negocio es la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, de labor admirable y toda una institución en Vigo, a donde llegaron en 1883. A lo largo de ciento quince años, entre 1886 y 2001 tuvieron su sede en el Paseo de Alfonso, hasta que las vino Dios a ver – los caminos del Señor son, en verdad, inescrutables – en la figura de un ex futbolista ruso metido a promotor inmobiliario.

Con el producto de la venta del vetusto edificio pudieron trasladarse a Alcabre para inaugurar la magnífica Residencia Santa Marta, en una finca de 12.000 metros cuadrados, con un edificio que cuenta con todos los servicios para los 139 residentes que, a cambio del 80% de sus pensiones, prácticamente en todos los casos las más bajas – ellas siempre se ocuparon de mayores abandonados o sin familia, también de sacerdotes muy ancianos -, ocupan las 55 habitaciones individuales y 47 dobles.

Pero la gran mayoría de ancianos de la envejecida población de Galicia – que sólo cuenta con 2,8 plazas en residencias por cada cien mayores – se encuentran en sus casas, en su entorno de siempre. En muchos casos gozan de ese privilegio, al igual que los internados pobres, a cambio de sus pensiones, que en los tiempos que vivimos son a menudo parte esencial de precarias economías familiares. Sin olvidar a los mayores urbanos que trabajan de abuelos y de cuyos ingresos de jubilados dependen, en no pocos casos, hijos y nietos.

La población de Galicia se encuentra en torno a los 2.800.000 habitantes, de los cuales un 22%, más de 600.000, son mayores de 65 años. Lo que significa que uno de cada cuatro gallegos es jubilado. 

J.GÓMEZ.F 

Ver también:
POBRES ANCIANOS RICOS

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page