Punto de Mira

Artículo publicado

22/04/2022

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

MEIXOEIRO —
HOSPITAL PÚBLICO
DE ENTORNO TERCERMUNDISTA

Se encuentra en uno de los montes que miran a la Ría. Sus estupendas panorámicas, la ciudad extendiéndose abajo, son lo más destacable de este centro médico

MEIXOEIRO —  | HOSPITAL PÚBLICO | DE ENTORNO TERCERMUNDISTA

Los accesos viales al hospital son estrechos y complicados, formándose largas colas con mucha frecuencia.

Una vez arriba, en los mal concebidos aparcamientos escalonados en el monte hay escasez de espacio, los vehículos dando vueltas buscando hueco, no pocos obstaculizando el tránsito en lugares señalizados como prohibidos. Es un caos de ir y venir; y son numerosos los coches en doble fila con el conductor dentro. Porque una forma práctica, en algunos casos la única que han encontrado no pocos pacientes para llegar a sus citas, es la de hacerse acompañar por un familiar que hace de chófer y queda a la espera.

Y está la alternativa de recurrir a alguna de las seis fincas de los alrededores que los paisanos propietarios han convertido en parkings de pago en torno a sus viviendas.

En la foto de abajo una de esos solares de aparcamiento privado que proporcionan a sus dueños una considerable rentabilidad mensual. El personaje con mascarilla, con su cartera en bandolera, es el cobrador. Pero son unos ´aparcadoiros´ que cumplen su función, pues, dadas las circunstancias, resultan necesarios. Es de suponer que por eso se permiten sin que medie ningún control. Seguramente tampoco fiscal.

¿La tarifa? Pues una ´voluntad´ fija de dos euros, independientemente del tiempo que dure el estacionamiento. Al menos una de estas fincas tiene una capacidad para entre cincuenta y  sesenta coches, lo que, dada la rotación  que se produce entre las 8 y las 14 horas, da una idea de los ingresos diarios de lunes a viernes. Se paga a la entrada.

A ellos, además de pacientes que acuden a consulta, recurren médicos y otro personal sanitario que trabaja en el centro.

AUNQUE TAMBIÉN ESTÁ LA OPCIÓN DE TREPAR POR EL MONTE

No pocos usuarios del hospital optan por aparcar en una de las dos grandes explanadas bien hormigonadas que se encuentran al pie del monte, junto a la A55 que une Vigo con Porriño, anexas a un centro comercial y a la gran superficie de una conocida tienda de artículos de deporte. Ambas son gratuitas y casi siempre hay sitio; pero a cambio hay que tener buenas piernas para ascender las cuestas, con sus reviravueltas, que llevan hasta el centro médico salvando una altura de entre veinte y treinta metros, que no son pocos. Es decir, una opción más apropiada para familiares de pacientes y que además se encuentren en buena forma.

INSTALACIONES INAUGURADAS EN 1989

El centro, que, aunque cuenta con casi 350 camas, está orientado a cirugía ambulatoria y de corta estancia, ha sido objeto de sucesivas ampliaciones.

El remozamiento y pintado de fachadas se ha efectuado recientemente, pues el hospital sufría desde hace años los efectos de filtraciones de agua en épocas de lluvia. Pero los interiores siguen estando en consonancia con la antigüedad de más de treinta años del hospital, con departamentos que apenas han experimentado reformas, unas instalaciones incómodas para los usuarios y para quienes allí trabajan.

En estas condiciones, el Sergas publicita lo siguiente: ´es el mayor centro especializado en Galicia en la atención ambulatoria (quirúrgica, médica, oncología radioterápica) y en la atención integral al paciente crónico, de edad avanzada y pluripatológico´

Y también: ´En la atención oncológica, además de la Unidad de Mama, destaca especialmente el Servicio de Oncología Radioterápica, referencia para más de 1.200.000 habitantes del sur de Galicia´

Lo anterior en semejante entorno tercermundista que dificulta no poco el acudir al centro. Con el añadido de que esos servicios oncológicos atienden a pacientes de todo el sur de Galicia, personas que para recibir su tratamiento deben acudir todos los días de lunes a viernes, muchos desde distancias incluso superiores a los sesenta kilómetros que se convierten en ciento veinte con la vuelta.

Sobre estos servicios oncológicos claramente insuficientes para la gran población que cubren publicaremos próximamente otro artículo.

¿La solución al problema del aparcamiento? Es difícil, dada la orografía. Aunque posible pero muy cara, siendo la única alternativa la construcción de varios parkings en alturas.

POR LO QUE AL FINAL ES INEVITABLE UNA COMPARACIÓN CON EL CUNQUEIRO

El aparcamiento subterráneo de pago del Cunqueiro marca una de las grandes diferencias entre los dos centros públicos que, junto con el privado y concertado Povisa, dan servicio al área sanitaria de Vigo. Tan criticado en su día por ser de pago, este enorme aparcamiento con sus cuatro mil plazas hace un gran servicio a los usuarios del nuevo hospital: sus tarifas son asequibles, aunque esto será según los bolsillos; y tiene acceso directo mediante ascensores a las instalaciones hospitalarias, lo que resulta de una enorme conveniencia. Una facilidad para los usuarios de la que dispondrán pocos hospitales mundo adelante.

V.E

Relacionado, publicado anteriormente:

PERO FUNCIONA MUY BIEN EL CUNQUEIRO (a pesar de todo)

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page