En portada

O MARCELO
EL EXTROVERTIDO SINGULAR PRESIDENTE DE PORTUGAL, MUY AMIGO DE ESPAÑA

Marcelo Rebelo de Sousa, de nombre completo Marcelo Nuno Duarte Rebelo de Sousa, nació en Lisboa en Diciembre de 1948. Es presidente de la República portuguesa desde 20126, reelegido en enero de 2021 con más del sesenta por ciento de los votos.

O MARCELO | EL EXTROVERTIDO SINGULAR PRESIDENTE DE PORTUGAL, MUY AMIGO DE ESPAÑA

En la foto de arriba, O Marcelo, como le llaman todos los portugueses, haciendo la compra en un supermercado, luciendo veraniego pantalón corto. Abajo, durante su última visita oficial a España, el pasado mes de junio, cuando sentó a Felipe VI en una terraza de la madrileña Plaza de Oriente para tomarse juntos  una cerveza, que para algo está en posesión de la Llave de Oro de Madrid, que le fue concedida en una anterior ocasión, en el año 2018.  Una distinción más que suficiente como para permitirse la iniciativa de solicitar este capricho tan especial. Que obtuvo; pero, eso sí, frente al Palacio Real.

Rebelo de Sousa es así de llano, nada amigo de fastuosidades, porque aunque él tenga en su país el mismo rango que el rey en España, entiende y siente el cargo muy de otra manera, por algo Portugal es una República. Lo que, dado el sentir mayoritario de los ciudadanos, posiblemente vuelva a ser nuestro país.

O Marcelo pertenece al PSD, socialdemócrata; pero, en realidad, tiene su propio partido, que es él mismo, por eso en las últimas elecciones presidenciales obtuvo por encima del sesenta por ciento de los votos, mientras el PSD, en las generales del 2019, alcanzó únicamente el 27,7%, por lo que en Portugal gobierna – en minoría – el Partido Socialista, con un 36%  de los votos. O sea, que Rebelo de Sousa no solo acumuló muchas más papeletas que su propio partido, sino que también superó por mucho al partido gobernante. Esto en un sistema como el portugués, que es semi presidencialista, en el cual Rebelo de Sousa tiene amplios poderes, entre ellos la capacidad de disolver el parlamento si le parece que la situación lo requiere. A esto no llega, ni de muy lejos, el Rey de España, al que nadie ha tenido ocasión de votar nunca y que, aparte del simbolismo, está para lo que está; y, por ahora, sirve para lo que sirve.

El presidente de Portugal aparece por todos los lados, su presencia es una constante por pequeñas cosas en las televisiones portuguesas, como disfrutar de una hamburguesa en la calle recibiendo los saludos de sus compatriotas; o por otras más trascendentales, como tirarse al agua para rescatar a dos bañistas que se ahogaban en una playa. Y no era un montaje.

O Marcelo es único. Aunque por obligación residente en el Palacio de Belém, a él lo que le gusta es hacer la calle, por decirlo así, como debe ser. Y por eso lo quieren los portugueses, que lo consideran un igual que los representa y lo hace muy bien.

Como dato curioso: el también jurista y primer ministro luso, Antonio Costa, del Partido Socialista, antes alcalde de Lisboa, fue alumno suyo en la universidad.

Tras la eliminación en octavos de la selección de su país de la Euro2021 de fútbol, O Marcelo lo tuvo claro y así se lo transmitió a sus conciudadanos: ´  Portugal continua a ser uma das melhores equipas do mundo ´

Portugal não é um país pequeno. Por eso tiene tan gran presidente.

O Marcelo es O Galo del corral político portugués.

X. SOUTELO

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page