Punto de Mira

RANDE ES UN POTENCIAL RECURSO TURÍSTICO OLVIDADO

Los tesoros no son los que nunca estuvieron bajo el lodo del fondo de la Ría, que esos tomaron otros rumbos tras la batalla. El auténtico tesoro de Rande es otro que nunca fue nunca rentabilizado, su potencial como reclamo turístico.

RANDE ES UN POTENCIAL RECURSO TURÍSTICO OLVIDADO

El mejor publicista de esta ciudad ha sido Julio Verne por medio de su novela "Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino", publicada en 1869 y a través de la cual millones y millones de personas de todo el mundo, desde entonces hasta ahora, se enteraron de que Vigo existe, que tiene una Ría extraodinaria y que era el lugar en el que se abastecía el Capitán Nemo – el tesoro de Rande – para sufragar las correrías del Nautilus.

Vigo lo agradece sentando a un ridículo Julio Verne en bronce sobre un pulpo también de bronce en las Avenidas.

Pero es que el universal autor bretón se inspiró en una Batalla de Rande que acaeció en 1702 y que fue un acontecimiento de considerable repercusión histórica, que tuvo un gran impacto en la Europa de la época y que colocó a Vigo por primera vez en el mapa. En miles de mapas, en realidad, porque tanto en Holanda como en el Reino Unido se editaron muchísimos grabados, algunos verdaderas joyas de gran valor hoy día. Mientras que en Inglaterra, a principios del Siglo XVIII, se acuñaron monedas conmemorativas en plata y oro – muy buscadas por los coleccionistas – que en su reverso llevan bien visible el nombre de Vigo. 

Además de la conocida calle dedicada a nuestra ciudad en el centro de Londres y otros recuerdos que todavía están muy presentes también en los Países Bajos. Aparte de una abundante literatura histórica. Sumando  la difusión alcanzada en la prensa mundial por las expediciones que compañías de diversas nacionalidades – Estados Unidos, Italia, Rusia y otras – emprendieron para tratar de encontrar aquellos tesoros que supuestamente permanecían bajo los lodos del fondo de la Ría junto a los restos de los cascos de los galeones, empresas que se sucedieron hasta bien entrado el Siglo XX.

UN RECURSO TURÍSTICO NO UTILIZADO

Vigo nunca se supo publicitar por sí mismo y ese es uno de los motivos por los que la Batalla de Rande permanece en el rincón de los olvidos, bajo el puente.

Cuando con no demasiado esfuerzo y mediante una inversión razonable podría convertirse en un atractivo e instrumento de promoción de Vigo tan potente como las mismas Islas Cíes.

Un memorial de la batalla, en la orilla del estrecho, con toda su parafernalia, réplicas de galeones, uniformes, mapas y grabados, recuerdos gráficos de las expediciones de buscatesoros y todo un largo etcétera daría lugar a una magnífica exposición permanente. Que podría estar acompañada de atractivas instalaciones de ocio. Esto, bien realizado, constituiría un evidente y potente atractivo turístico.

Mientras otras ciudades reinventan o magnifican su historia para lograr una mayor proyección – tenemos un ejemplo aquí en Galicia, en el norte -, nosotros arrumbamos y no parecemos tener el menor interés por sacar partido a los hitos de nuestro pasado que cuentan con un bastante mayor potencial. 

Claro que, en este sentido, tampoco se puede esperar mucho de una ciudad que durante tanto tiempo dejó deteriorarse su Casco Vello, donde se encuentran sus raíces, hasta dejarla convertirse en un barrioe en ruina que ahora poco a poco se va recuperando.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page