Punto de Mira

Artículo publicado

17/07/2022

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Con Manolo Rodman
dando la nota
CUATRO PERSONAJES
EN SUS DIFERENTES POSES

Esta fotografía fue publicada el día 16 de Julio por Faro de Vigo en la portada de su edición impresa y a cuatro columnas. La hemos tenido que escanear debido a que no aparece en la edición digital del periódico.

Con Manolo Rodman | dando la nota | CUATRO PERSONAJES | EN SUS DIFERENTES POSES

La imagen corresponde a la ceremonia de entrega – el día anterior – de la máxima distinción de la entidad a uno de sus ex presidentes, Jaime Borrás, que lo fue entre 2007 y 2010, del mal llamado, por no responder a la realidad, Círculo de Empresarios de Galicia.

Sin entrar a analizar mayores profundidades empresariales y políticas, que las hay y no pocas, algunas de ellas comprometidas simas como para bajar en un batiscafo capaz de resistir las mayores presiones, nos vamos a limitar aquí a comentar el respectivo posado de los cuatro personajes. En esta ocasión retratados juntos, en el pasado al menos dos de ellos revueltos.

De izquierda a derecha:

Abel Caballero, seguramente de puntillas, ensaya como aprendida postura la mano en la barriga, como si fuera un alcalde antiguo de los de pueblo; Jaime Borrás, brazos a la espalda, se muestra, en cambio, con esa urbana dignidad tan suya, de comedida elegancia en el vestir y en el gesto; Alfonso Rueda, para la foto con esa extraña forzada sonrisa de marca propia, en sus manos se puede adivinar como un tic nervioso por encontrarse en corral ajeno; mientras que, siempre dando la nota, Manuel Rodríguez es el único que aparece serio, los brazos caídos en modo boxeador antes de la pelea, los puños apretados, mostrando una actitud que fácilmente se puede interpretar como desafiante.

Y los respectivos trajes:   

Los tres primeros lucen, como corresponde a la ocasión, bien cortados y planchados ternos oscuros, la corbata por dentro, el abrochado justo. Hasta llegar a Manolo Rodman, con sus actuales graves problemas empresariales a cuestas, que estropea el equilibrio estético del conjunto con su traje claro en apariencia de largo uso, chaqueta abierta mostrando el corbatón, pantalón ladeado y a saber las dobleces de los fondos sobre los zapatos, que no aparecen en la foto. Otras cuestiones aparte, así no se puede pretender representar a nadie, señor Rodríguez. De esa guisa no se debe presentar uno en un acto que exige protocolo también en la vestimenta.

Aunque en su descargo hay que decir que a Manolo Rodman, por su personal naturaleza, no le sienta realmente bien prácticamente ninguna indumentaria, ni siquiera un bañador de playa. Menos aun un bañador de playa.

————–

(Este artículo nos lo ha inducido un lector habitual que tras ver la foto en Faro de Vigo nos ha escrito vía email en plan un tanto exagerado, también en tono gracioso, diciendo que si Rodman se hubiese presentado sin traje y con una veraniega floreada camisa caribeña quizás hubiera quedado mucho mejor para la foto. Más natural en su caso, dice el remitente)

Por nuestra parte insistimos en lo del traje oscuro, que además disimularía un poco su apariencia. Alguien le debería aconsejar, aunque otra cosa es que se deje. En este y en otros temas relacionados.

V.E

* Nos preguntamos que hacía el obispo en el acto ¿Es socio el obispado del falsamente denominado Círculo de Empresarios de Galicia? ¿O fue a bendecir a la antigua usanza la entrega del premio?

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page