Punto de Mira

Una visita en positivo

La joven alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, del Partido Socialista, acaba de visitar nuestra ciudad para reunirse con Abel Caballero e iniciar un esfuerzo común para reclamar que los fondos europeos lleguen también a los ayuntamientos Además de marcarse, expresaron ambos, otros importantes objetivos compartidos

Una visita en positivo

Que nosotros sepamos, es la primera vez que un regidor municipal en funciones de A Coruña visita Vigo. Para mantener una entrevista con el alcalde de aquí y después deshacerse en elogios sobre la gestión de Caballero, recalcando Inés Rey que había encontrado la ciudad preciosa. Esto, dada la inquina patológica – que en bastantes casos se podría considerar congénita – que muchos de sus conciudadanos de todas las edades y condición sienten hacia nuestra ciudad, seguro que no ha sentado nada bien en amplios sectores sociales de la península herculina.

Ver aquí la noticia de la visita en la web del Concello

Lo cierto es que Caballero es hijo adoptivo de A Coruña. Una distinción que, como reconocimiento, le otorgó el ex alcalde Paco Vázquez. Motivo: en sus tiempos de ministro de Transportes, entre los años 1985 y 1988, recién nombrado y a instancias del propio Vázquez, que hacía dos años había conseguido la alcaldía, Abel Caballero autorizó la ampliación del aeropuerto de Alvedro, que no estaba habilitado para recibir reactores. Unas obras que parecían una quimera a principios de la década de los ochenta debido a la extraordinarias tareas de explanación que se requerían para alargar la pista, unas obras que muchos veían como imposibles porque debían incluir la desaparición de un monte en la cabecera este. Para conseguirlo, el hoy alcalde de Vigo hizo disponer a su ministerio de enormes provisiones presupuestarias que fueron arrancadas de otras actuaciones pendientes.

Cuando en las municipales de 2011 Caballero consiguió por segunda vez la alcaldía de Vigo, Paco Vázquez – que había dejado de ser mandatario de su ciudad en 2006 – se presentó por sorpresa en Vigo para felicitar al colega que tan gran favor había hecho a A Coruña siendo él alcalde.

—————

Pasan los años. La visita en esta ocasión ha sido de una alcaldesa en el ejercicio de su cargo, lo cual tiene un gran significado dado el gentilicio de ella y siendo Vigo en estos momentos la ciudad que en muchos aspectos lidera Galicia.

Nos preguntamos como reaccionarían los coruñeses a una visita de Abel Caballero a María Pita, si se produjese. Y nos contestamos: resultaría muy perjudicial para Inés Rey porque un mayoritario porcentaje de herculinos – incluyendo buena parte de sus votantes – la verían con muy malos ojos. Sin querer acordarse del gran servicio que el actual alcalde de Vigo les hizo hace más de treinta años con la ampliación de Alvedro. Precisamente porque el ex ministro es hoy el exitoso regidor de nuestra ciudad.

Porque por allá arriba siempre consideraron a Vigo como la ciudad rival, históricamente la ciudad a batir a la que, desde sucesivas administraciones cuya sede se encontraba en A Coruña, desde el siglo XIX trataron de poner todo tipo de trabas para impedir su desarrollo. Ya en estos tiempos, durante años en el estadio municipal de Riazor, coincidiendo con la gran época del Deportivo, lucía aquella pancarta colocada estratégicamente y que aparecía destacada en todas las retransmisiones televisivas: Vigo No. Lo decía todo, como el chascarrillo que era muy frecuente escuchar en las tascas de la calle de los Olmos y alrededores: ´¿Qué es un  vigués? El hijo de una puta y un portugués´.  Lo que provocaba muchas risas entre los parroquianos.

Le ha echado agallas Inés Rey protagonizando una visita que nos parece muy positiva. Porque puede significar que por allá arriba estén comenzando a cambiar las cosas.

Aunque lo dudamos, pues la malquerencia a Vigo está muy enraizada por allá arriba. Se podría afirmar que forma parte de la idiosincrasia coruñesa.

V.E

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page